6.4.09

Angiografía por catéter

La angiografía consiste en un examen médico poco invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar las enfermedades. La angiografía utiliza, en algunos casos, un material de contraste para producir imágenes de los principales vasos sanguíneos del cuerpo. Durante esta angiografía, un catéter (tubo de plástico delgado), se inserta en una arteria a través de una pequeña incisión en la piel. Una vez que el catéter se encuentra ya en el área que se va a examinar, en ese momento se le inyectará un material de contraste al paciente a través del catéter y se obtendrán las imágenes mediante rayos X.

Esta angiografía se utiliza para:

  • Identificar enfermedades y aneurismas en la aorta y otros vasos sanguíneos importantes.
  • Detectar aterosclerosis en la arteria carótida del cuello, ya que eso puede limitar el flujo sanguíneo hacia el cerebro y causar un derrame cerebral.
  • Identificar un pequeño aneurisma dentro del cerebro.
  • Detectar aterosclerosis que haya causado el estrechamiento de las arterias hacia las piernas.
  • Mostrar la presencia de una enfermedad en la arteria renal o visualizar el flujo sanguíneo a fin de ayudar a prepararse para un trasplante de riñón.
  • Guiar a los cirujanos mientras realizan un procedimiento de reconstrucción de vasos sanguíneos enfermos, la colocación de un implante, o la evaluación del funcionamiento de un stent.
  • Detectar lesiones en una o más arterias en pacientes con traumatismo.
  • Evaluar los detalles de las arterias que llevan sangre a un tumor antes de una cirugía.
  • Identificar una disección en la aorta o en una de sus principales ramificaciones.
  • Mostrar el grado y la gravedad de la aterosclerosis en las arterias coronarias.
  • Planificar una operación quirúrgica.
  • Identificar la fuente de una hemorragia interna.

Los beneficios de la angiografía por catéter son los siguientes:

  1. Es posible que la angiografía elimine la necesidad de someterse a cirugía. Si la cirugía continúa siendo necesaria, puede llevarse a cabo con mayor precisión.
  2. La angiografía por catéter brinda imágenes muy detalladas, claras y precisas de los vasos sanguíneos. Esto es particularmente útil cuando se considera la posibilidad de realizar un procedimiento quirúrgico o intervención percutánea.
  3. Al seleccionar las arterias a través de las cuales pasará el catéter, es posible evaluar los vasos en varios sitios específicos del cuerpo. De hecho, se puede pasar un catéter más pequeño a través del grande e introducirlo en una arteria secundaria que lleve sangre a un área pequeña de tejido o un tumor; este procedimiento se denomina angiografía superselectiva.
  4. A diferencia de la angiotomografía computarizada (TC) o la angiografía de resonancia magnética (MR), la utilización de un catéter posibilita la combinación del diagnóstico y el tratamiento en un único procedimiento. Un ejemplo sería encontrar un área que presente un grave estrechamiento arterial y a continuación practicar una angioplastia y colocar un stent.
  5. Quizá no sea posible obtener el grado de detalle que brinda la angiografía por catéter con otros procedimientos no invasivos.
  6. No queda radiación en su cuerpo luego de realizar el examen de rayos x.
  7. Los rayos x por lo general no tienen efectos secundarios.

Los riesgos al realizar un procedimiento de este tipo son los siguientes:

  • Siempre existe una leve probabilidad de tener cáncer como consecuencia de la radiación. Sin embargo, el beneficio de un diagnóstico exacto es ampliamente mayor al riesgo.
  • Si posee antecedentes de alergias al material de contraste empleado para rayos X, es posible que su radiólogo le aconseje tomar una medicación especial durante las 24 horas anteriores a la angiografía por catéter a fin de disminuir el riesgo de sufrir una reacción alérgica. Otra opción es someterse a un examen diferente que no requiera la inyección de un material de contraste.
  • Si llegara a filtrarse una gran cantidad de material de contraste para rayos X debajo de la piel donde se sitúa la línea IV, puede haber lesiones de la piel como consecuencia. Si experimenta dolor en esa área durante la inyección del material de contraste, debe informarle de inmediato al tecnólogo.
  • Las mujeres siempre deberán informar a su médico o al tecnólogo de rayos x si existe la posibilidad de embarazo.
  • Las madres en período de lactancia deben esperar 24 horas luego de que hayan recibido la inyección intravenosa del material de contraste antes de poder volver a amamantar.
  • El riesgo de una reacción alérgica grave al material de contraste que contiene yodo rara vez ocurre, y los departamentos de radiología están bien equipados para tratar estas reacciones.
  • Existe un riesgo leve de que la sangre forme un coágulo alrededor de la punta del catéter y bloquee la arteria, por lo que sería necesario operar a fin de reabrir el vaso.
  • Si padece diabetes o enfermedad renal, los riñones pueden resultar dañados cuando se elimina el material de contraste a través de la orina.
  • Rara vez el catéter perfora la arteria, lo que causa hemorragia interna. También es posible que la punta del catéter separe material de las paredes internas de la arteria y produzca un bloqueo en el vaso sanguíneo.

Por otro lado los pacientes con problemas renales, en especial aquellos que también padecen diabetes, no son buenos candidatos para este procedimiento.

Los pacientes con antecedentes de reacciones alérgicas a los materiales de contraste para rayos X se encuentran en riesgo de sufrir una reacción a los materiales de contraste que contienen yodo. Si es imprescindible llevar a cabo la angiografía, pueden emplearse diversos métodos a fin de disminuir el riesgo de alergias.

La angiografía por catéter es un procedimiento que debe llevarse a cabo con extrema cautela, si no es posible evitarla en pacientes con tendencia a sufrir hemorragia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscríbete e infórmate de las últimas noticias relacionadas con el hígado